Cómo hacer la masa de pizza italiana en 5 pasos

¿Cómo hacer la masa de pizza en casa? Es algo muy sencillo que no nos llevará más de quince minutos. La masa de pizza es una ligera masa similar a la del pan, que se enriquece con aceite de oliva y se hornea hasta que esté lista para añadirle los ingredientes posteriormente. En Turí puedes degustar las mejores pizzas de Italia, somos tu restaurante de referencia en el centro de Valencia.

Cómo hacer la masa de pizza paso a paso

La pizza es uno de los platos más conocidos a nivel mundial, y gusta tanto a mayores como a pequeños. Por ello, ¿a quién no le apetece preparar de vez en cuando una deliciosa masa de pizza en casa, personalizarla con los ingredientes que más apetecen en cada momento?

Primer paso: Mezclar ingredientes

El primer paso consiste en mezclar en un bol mediano, y utilizando una cuchara de madera, la harina y la sal. Por otra parte, en otro recipiente diferente, debes mezclar la levadura con el agua, que deberá estar a unos 18 grados centígrados, removiendo para que se hidrate.

Segundo paso: Preparar para el amasado

Añade la parte líquida al bol con la harina y la sal. Y utilizando una cuchara de madera, remueve para mezclar todos los ingredientes hasta obtener una masa lisa. Le añades el aceite de oliva y los sigues mezclando. Una vez incorporado, debes pasar la masa a una mesa enharinada o al bol de un robot amasador con gancho.

Tercer paso: Amasar

Si decides amasar a mano, debes aplastar y estirar la masa con la base de la mano derecha, doblando la masa por la mitad y presionando de nuevo con la base de las dos manos. Debes repetir el proceso de forma continuada durante, al menos, cinco minutos.

Recuerda que durante la acción de amasado, debes ir espolvoreando de vez en cuando un poco de harina sobre la mesa de trabajo y en tus manos, con la finalidad de que la masa no se pegue demasiado (coge la harina en pequeñas cantidades para evitar que la masa se endurezca demasiado).

Cuarto paso: Refinar la masa

Para que la masa quede muy elástica y así la puedas trabajar posteriormente con mayor facilidad, es necesario hacer un refinado. El refinado consiste en aplastar y retorcer la masa, girándola y dándole forma alargada sobre la mesa. Después, debes unir los extremos y amasar con los puños hasta fusionar el conjunto. No olvides repetir el proceso de refinado durante, al menos, 10 minutos.

Si optas por amasar en un robot con gancho, debes echar la masa al bol de la amasadora y amasarla durante siete u ocho minutos, a velocidad media, hasta que veas que la masa está  completamente uniforme.

Quinto paso: Fermentación

Una vez preparada la masa, el siguiente paso requiere que te untes las manos con aceite y que formes una bola que deberás guardar en un recipiente con tapa. Deja fermentar la masa durante tres horas a temperatura ambiente y, transcurrido este periodo de tiempo, la masa estará lista para  darle la forma a tu pizza y meterla al horno.

¡Y lista para saborear!